¿Qué estás leyendo ahora mismo?

Iree7

#11700 Precisamente SIDI se la regalé a mi padre estas navidades. Es un amante de la novela histórica y me dijo que le había encantado. Hoy mismo he empezado a leer una recomendación suya: El elixir de la inmortalidad, de Gabi Gleichmann.

1
N3mex

#11680 Maravilloso ensayo que pone en entredicho la división entre cuerpo y mente. Muy parecido a la lectura de Oliver Sacks (varios de los trastornos que comenta Damasio ya los conocía por Sacks). Ambos autores se complementan perfectamente.
Eso sí, diría que por repetición de conceptos puede resultar algo pesado a los más doctos en materia (que no es mi caso, ni de lejos)

Ahora he comenzado con este:
Y al final, la guerra de Luis Miguel Francisco.

2
B

#11695 <3 lo empiezo hoy, gracias

1
sephirox

Bueno, voy a ver si puedo acabarme este en un par de días xd.

2 1 respuesta
Glumyglu

#11704 Interesa tu opinión cuando lo acabes.

1
zykzz

Estoy empezando con este, a ver que tal.


También he empezado Limonov. Llevo muy poco, así que no puedo decir mucho, lo único es lo manifiestamente anticomunista que es Carrere. Prefiero que en las novelas o biografías noveladas no me eduquen constantemente, y que la ideología del autor se note lo menos posible.

1 1 respuesta
kaosMC

#11706 en YouTube tienes varios vídeos de Jesús G. Maestro sobre el primer libro. Por si quieres echarle un ojo. Pon "Jesús G. Maestro fracasología" y saldrán.

1
IIpereII

Terminado Circe, sigo con Le Livre des Baltimore, de Joël Dicker.

A Circe le doy un 3/5. No es que no sea bueno, es que no me ha terminado de enganchar. Lo que sí me ha gustado es como cuenta las leyendas de la mitología griega dentro de la historia principal.

Darax

Curuzo

Me acabo de terminar Muerte con pingüino de Kurkov. Me encantó, es cortito pero tiene ese humor melancólico y seco soviético tan característico.

Estoy buscando una novela histórica sobre la antigua Grecia, Sparta Atenas..., alguna recomendación? Algo fresco, no super académico, soy un ignorante total del tema

1 respuesta
sephirox

#11710 Novela histórica sobre Grecia, te recomiendo El Macedonio, Salamina o Puertas de Fuego.

Si te interesa una saga, hay por ahí una que se llama Tirano o algo así, ambientada en Próximo Oriente, pero en período Helenístico, con los diádocos matándose.

1 1 respuesta
Curuzo

#11711 Gracias por las recomendaciones, después de echarle un ojo creo que empezaré por Salamina, a ver como me sienta la novela histórica

1
Glumyglu

1
Helenx

Me ha parecido el mejor cómic de Paco Roca junto con Arrugas, narra un capítulo de la historia bien conocido, la segunda Guerra Mundial, a través de los recuerdos de Miguel Ruiz, republicano español exiliado en Francia. Cuenta la historia de La Nueva, una compañía a las órdenes del capitán Dronne integrada en la segunda división blindada del general Leclerc, y formada mayoritariamente por republicanos españoles. A caballo en entre el presente y los flashbacks, está magníficamente narrado y dibujado, te llegas a sentir dentro de la viñeta.

2
Daruma

Me extraña no ver abundantes lecturas de uno de los mejores novelistas de todos los tiempos cuando se cumplen 100 años de su muerte.

Hace unos días terminé

Actualmente estoy leyendo

ya que Cadiz es, si no recuerdo mal, la octava novela de la serie literaria de los Episodios Nacionales y gustándome mucho el octavo, tomé la decisión de empezar con el primero, Trafalgar.

Es un placer leer a este escritor incluso en novela histórica, un género que no siempre es ameno, pero que, por los enredos de la trama y el estilo del autor, resulta agradable.

7 2 respuestas
Esteffanodad

Alguno que haya leído "Lolita" por aquí?

1 1 respuesta
Bonete

#11715 La descripción en Trafalgar de qué es la patria es maravillosa.

1 respuesta
Stalapainatt

#11716 yo mismo. Se recomienda solo.

1 1 respuesta
Glumyglu

#11715 Si lo hubiera sabido me hubiera dejado mi lectura anual de Galdós para leerla hoy :( Lo mismo hasta me animo y empiezo Zaragoza en breves.

1 respuesta
Daruma

#11719 Yo me pregunto cómo es posible que no haya tenido una cierta asiduidad en las lecturas de este autor; y es que creo que lo tomé cuando era muy joven y estaba con mis intereses puestos en otras cosas, pese a que leía a Reverte y autores similares a este último.

He hecho bien en comenzar con Trafalgar porque las descripciones iniciales que hace de los personajes que acompañan (o no) durante las novelas es mucho más detallado que el que encontré en la primera lectura que hice de Cadiz.

D

Yo me estoy leyendo Cien años de Soledad.
De García Márquez. Una pasada de libro, muy recomendable. 😝

8
sephirox

Venga, que me lo empiezo hoy, que justo estoy a punto de acabar con 2 libros que tenía en marcha y que me impedían avanzar:

Esta semana me empezaré también otro, para dar descanso a la Rueda.

1
zykzz

Tras terminar Fracasología me pongo con este. A ver que tal.

2 1 respuesta
Daruma

#11717 Es sublime:

Por lo que a mí toca, en toda la vida ha experimentado mi alma sensaciones iguales a las de aquel momento. A pesar de mis pocos años, me hallaba en disposición de comprender la gravedad del suceso, y por primera vez, después que existía, altas concepciones, elevadas imágenes y generosos pensamientos ocuparon mi mente. La persuasión de victoria estaba tan arraigada en mi ánimo, que me inspiraban cierta lástima los ingleses, y les admiraba al verles buscar con tanto afán una muerte segura.

Por primera vez entonces percibí con completa claridad la idea de la patria, y mi corazón respondió a ella con espontáneos sentimientos nuevos hasta aquel momento en mi alma. Hasta entonces la patria se me representaba en las personas que gobernaban la nación, tales como el rey y su célebre ministro, a quienes no consideraba con igual respeto. Como yo no sabía más historia que la que aprendí en la Caleta, para mí era de ley que debía uno entusiasmarse que los españoles habían matado muchos moros primero, y gran pacotilla de ingleses y franceses después. Me representaba, pues, a mi país como muy valiente; pero el valor que yo concebía era tan parecido a la barbarie como un huevo a otro huevo. Con tales pensamientos, el patriotismo no era para mí más que el orgullo de pertenecer a aquella casta de matadores de moros.

Pero en el momento que precedió al combate, comprendí todo lo que aquella divina palabra significaba, y la idea de nacionalidad se abrió paso en mi espíritu, iluminándolo y descubriendo infinitas maravillas, como el sol que disipa la noche, y saca de la obscuridad un hermoso paisaje. Me representé a mi país como una inmensa tierra poblada de gentes, todos fraternalmente unidos; me representé la sociedad dividida en familias, en las cuales había esposas que mantener, hijos que educar, hacienda que conservar, honra que defender; me hice cargo de un pacto establecido entre tantos seres para ayudarse y sostenerse contra un ataque de fuera, y comprendí que por todos habían sido hechos aquellos barcos para defender la patria, es decir, el terreno en el que ponían sus plantas, el surco regado con su sudor, la casa donde vivían sus ancianos padres, el huerto donde jugaban sus hijos, la colonia descubierta y conquistada por sus ascendientes, el puerto donde amarraban su embarcación fatigada del largo viaje; el almacén donde depositaban sus riquezas; la iglesia, el sarcófago de sus mayores, habitáculo de sus santos y arca de sus creencias; la plaza, recinto de sus alegres pasatiempos; el hogar doméstico, cuyos antiguos muebles, transmitidos de generación en generación, parecen el símbolo de la perpetuidad de las naciones; la cocina, en cuyas paredes ahumadas parece que no se extingue nunca el eco de los cuentos con que las abuelas amansan la travesura e inquietud de los nietos; la calle, donde se ven desfilar caras amigas; el campo, el mar, el cielo; todo cuanto desde el nacer se asocia a nuestra existencia, desde el pesebre de un animal querido hasta el trono de reyes patriarcales; todos los objetos en que vive prolongándose nuestra alma, como si el propio cuerpo no le bastara.

Yo creía también que las cuestiones que España tenía con Francia o con Inglaterra eran siempre porque alguna de estas naciones quería quitarnos algo, en lo cual no iba del todo desencaminado. Parecíame, por tanto, tan legítima la defensa como brutal la agresión; y como había oído decir que la justicia triunfaba siempre, no dudaba de la victoria. Mirando nuestras banderas rojas y amarillas, los colores combinados que mejor representan al fuego, sentí que en mi pecho se ensanchaba; no pude contener algunas lágrimas de entusiasmo; me acordé de Cádiz, de Vejer; me acordé de todos los españoles, a quienes consideraba asomados a una gran azotea, contemplándonos con ansiedad; y todas estas ideas y sensaciones llevaron finalmente mi espíritu hasta Dios, a quien dirigí una oración que no era Padre-nuestro ni Ave-María, sino algo nuevo que a mí se me ocurrió entonces. Un repentino estruendo me sacó de mi arrobamiento, haciéndome estremecer con violentísima sacudida. Había sonado el primer cañonazo.

4
sephirox

Bueno, pues he empezado también este:

Me leí el año pasado el primero, la verdad es que me entra mucha nostalgia, porque las pelis las vi en su día en el cine y, bueno, la infancia de los que estamos en los 30 ha girado en torno a esta saga.

6 2 respuestas
Banok

#11725 Me estoy leyendo el mismo, pero en inglés.

Me apetecía alguna lectura ligera en inglés y estos libros son perfectos. Además me he visto las pelis cómo 4-5 veces y me gusta comparar las diferencias.

3
Esteffanodad

#11718 Exacto Crack, libro de los buenos jaja

Glumyglu

2
R0571N

El Nombre del Viento, específicamente su elegante edición. Está de puta madre la verdad, tanto la edición como el libro.

8
M-Bateman

#11725 Me leí por primera vez la saga del tirón hace un par de años sólo habiendo visto las primeras películas y básicamente por lo mismo: Pura nostalgia directa al corazón. Y qué decir, la disfruté como si volviese a ser un tierno muchacho

1 1 respuesta

Usuarios habituales