Escuela sevillana de pintura. La mas importante de España

C

Culturalmente, Andalucía se situó a partir del siglo XV un siglo por delante del resto del país y se convirtió en un referente artístico imitado en toda Europa gracias a la escuela granadina y, sobre todo, la escuela sevillana.

Ninguna otra escuela o movimiento artístico particular de ninguna otra región española ha vuelto a tener jamás la influencia internacional que tuvo Andalucía hasta bien entrado el siglo XVIII.

Escuela sevillana de pintura

Los Velazquez, Murillo, Zurbarán, Herrera, Valdés Leal, y tantos otros se dieron a conocer con sus artísticas creaciones.

Alejo Fernández

¿Alemania?, h. 1470 - Sevilla, 1545. Pintor de origen alemán, representante del primer renacimiento en Andalucía. Por un documento del año 1505 conservado en la catedral de Sevilla se sabe que él y su hermano, el escultor Jorge Fernández, eran alemanes. A Alejo se le documenta por primera vez en Córdoba en 1496

Retablo de la Virgen de los Mareantes o de los Navegantes, Capilla del cuarto del Almirante en el Alcázar de Sevilla

Pedro de Campaña

Bruselas, 1503, 1580. nombre españolizado de Pieter Kempeneer- ocupó un puesto relevante en la pintura sevillana desde su llegada a Sevilla en 1537 hasta su regreso a Bruselas en 1562. La ciudad vivía entonces un extraordinario desarrollo económico, artístico y social, y un pintor como Campaña se adecuaba al perfil de otros artistas nórdicos que hallaron acomodo en la floreciente urbe.

Purificación de la Virgen (Catedral de Sevilla)

Francisco Pacheco

Sanlúcar de Barrameda, 1564 - Sevilla, 1644. La labor teórica que llegó a realizar demuestra la riqueza del medio y la singularidad de las personalidades que tuvo la oportunidad de conocer, reflejo de los intereses del pensamiento artístico de toda una época. Su formación se desarrolló dentro de la corriente manierista que, procedente de Italia y Flandes, imperó en Sevilla a lo largo del último tercio del siglo XVI.

Juicio Final (Museo Castres). Contratado en 1610 con Hernando de Palma para la sepultura que este caballero poseía en la iglesia de Santa Isabel de Sevilla

Francisco de Herrera el Viejo

Sevilla, Hacia 1590 - Madrid, Hacia 1654. Este artista se configura como enormemente representativo de la evolución de la pintura desarrollada en Sevilla en la primera mitad del siglo XVII, desde la paulatina imposición de los nuevos aires naturalistas y el abandono del manierismo ya trasnochado hasta la definitiva llegada de unas formas más libres y sueltas que definirán el pleno barroco.

La Apoteosis de San Hermenegildo, por Herrera el Viejo (c. 1620 – 1624). Museo de Bellas Artes de Sevilla.

7
C

Francisco de Zurbarán

uente de Cantos, Badajoz, 1598 - Madrid, 1664. Se educó artísticamente en Sevilla, con Pedro Díaz de Villanueva (1614), pero sin duda mantuvo con Pacheco y Velázquez relaciones amistosas. Será para la historia el pintor monástico por excelencia, absolutamente identificado con la pasión devota y el prodigio milagroso, siempre visto desde un ángulo sencillo, directo, severo y cotidiano. A partir de 1628 se establece en Sevilla donde pinta numerosísimas obras; entre ellas, las más famosas son sus grandes ciclos religiosos para los conventos. Habitualmente fue ayudado por un gran taller para atender la demanda de toda Andalucía e incluso América.

Santo Domingo en Soriano. Iglesia del antiguo convento de San Pablo el Real (Sevilla)

Exposición del cuerpo de San Buenaventura, Museo del Louvre, París

Diego Velázquez

(Sevilla, 1599-Madrid, 1660). Pintor español. Adoptó el apellido de su madre, según uso frecuente en Andalucía. Estudió y practicó el arte de la pintura en su ciudad natal hasta cumplir los veinticuatro años. Fué aprendiz de Francisco de Herrera el Viejo y Francisco Pacheco. Pintor barroco considerado uno de los máximos exponentes de la pintura española y maestro de la pintura universal.

El aguador de Sevilla. Wellington Museum

Bartolomé Esteban Murillo

Sevilla, 1617 - Sevilla, 1682. Siguiendo la tradición andaluza, el pintor adoptó el apellido materno, Murillo, en vez del paterno. En su período temprano pintó a menudo imágenes de niños, por lo que adquirió fama en el extranjero, especialmente en Inglaterra y Francia. En enero de 1660, Murillo, Francisco de Herrera el Joven y varios otros artistas prominentes fundaron la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría en Sevilla, con Murillo como presidente.

San Antonio de Padua, 1656, óleo sobre lienzo, Catedral de Sevilla

Nacimiento de la Virgen, 1660, París, Museo del Louvre

6
C

Ignacio de Iriarte

Azpeitia (Guipuzcoa), 1620 - Sevilla, 1685. Llegó a Sevilla hacia 1642, donde debió de formarse posiblemente en el taller de Herrera el Viejo. En la ciudad hispalense ejerció su carrera pictórica, integrándose con éxito en los círculos artísticos, como demuestra el que se contara entre los fundadores de la Academia sevillana, de la que llegó a ser secretario. Aunque se conoce alguna obra religiosa de su mano, su producción se centró en el paisaje, género en el que creó pinturas de gran singularidad y calidad.

Paisajes con pastores, 1665, óleo sobre lienzo, 106 x 194 cm, Madrid, Museo del Prado.

Juan de Valdés Leal

(Sevilla, 1622-1690). Pintor y grabador andaluz. Artista estrictamente contemporáneo de Murillo, fue su mayor rival pictórico en la Sevilla de su tiempo. La comparación entre ambos pintores ha sido frecuente, alentada artificialmente por el carácter de las obras de ambos: si la de Murillo se vislumbraba como la expresión misma de la dulzura y la calma, la aspereza y el dramatismo de la obra de Valdés Leal y, sobre todo, la truculencia extrema de sus obras más conocidas, las vánitas de la iglesia de la Caridad de Sevilla, sirven para confirmar la dicotomía.

La retirada de los sarracenos (Moros derrotados huyendo del convento), Ayuntamiento de Sevilla.

Francisco de Herrera el Mozo

Sevilla, 1627 - Madrid, 1685. Tras completar presumiblemente su formación en Italia, jugó un papel destacado en la introducción y divulgación del pleno barroco en Sevilla, merced a obras como el San Hermenegildo del Museo del Prado o el Triunfo de la Eucaristía de la catedral hispalense. Pintó al óleo y al fresco y cultivó géneros diversos, aunque es poco lo que de su pintura se ha conservado. Pintor del rey Carlos II y desde 1677 maestro mayor de las obras reales —en polémica con los arquitectos profesionales— intervino como arquitecto artista en el diseño de los planos para la nueva Basílica del Pilar de Zaragoza.

Alegoría de la Eucaristía, firmado Franciscus de Herrera. Catedral de Sevilla

Cornelis Schut

Amberes, 1629 - Sevilla, 1685. Vino joven a España con su padre, ingeniero militar, y se estableció en Sevilla, donde contrajo matrimonio. Fue uno de los fundadores de la Academia sevillana en que tanto empeño puso Murillo, y fue presidente de ella en 1670 y 1674. Su estilo, muy flamenco en su comienzo, fue aproximándose al de Murillo en tal manera que muchas obras suyas, y en especial los dibujos, han pasado por ser obra del pintor sevillano.

Retrato de Juan Bautista Priaroggia, comerciante italiano establecido en Cádiz, Coll & Cortés.

Antonio María Esquivel

Sevilla, 1806 - Madrid, 1857. Comenzó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Sevilla. Tras alcanzar cierta fama y prestigio en su ciudad, fue pensionado en 1831 por el cónsul y coleccionista Mr. Williams.

Venus anadiomene, 1838. Museo del Prado, Madrid.

7
Erpotro

8
NigthWolf

Tengo que engrasar la ruedad del raton, que ya hace ruido

6
markath

Gran copy-paste.

[SIZE=2]La retirada de los sarracenos (Moros derrotados huyendo del convento), Ayuntamiento de Sevilla.[/SIZE]

C

El EXPOLIO de las TROPAS NAPOLEÓNICAS EN SEVILLA.

Las tropas napoleónicas rapiñaron templo a templo, convento a convento, las obras de los más grandes pintores. Bajo el mando del mariscal Soult, el ejército invasor las almacenó en los salones del Real Alcázar e hicieron inventario: 82 zurbaranes, 74 de Valdés Leal, 43 murillos, obras de Herrera, Alonso Cano, Durero, Rubens... Ésta es la crónica del expolio artístico de los franceses en Sevilla que, doscientos años después, aún mantiene repartido por el mundo gran parte del patrimonio sevillano.

Restaurada la monarquía en Francia, el Rey español Fernando VII instó en 1814 a devolver las obras de arte expoliadas, pero la mayoría quedaron en las colecciones particulares o en el Louvre. Como la Inmaculada «de Soult»

Enrique Valdivieso, uno de los historiadores del Arte que más ha estudiado el fenómeno del brutal expolio del patrimonio sevillano que sobrevino a la invasión francesa de nuestro país. El pucelano afincado en la capital hispalense agrega que «los franceses jamás han pedido perdón por el expolio que cometieron. Encima dicen incluso que gracias a ellos y a que la repartieron por el mundo la pintura española se hizo inmortal y famosa»

2
vaai

#1 Hacía tiempo que no había un hilo que me interesaba.
Sabes algo de la pintura Sevillana actual? me interesa bastante

un saludo

1 respuesta
Elrolero

Franceses chovinistas hijos de puta

1
C

Algunos recuperados tras el expolio como la Inmaculada de Soult se quedaron en Madrid, cosas del centralismo

Los herederos de Soult subastaron la pintura en 1852, siendo adquirida por el Museo del Louvre por la formidable cifra de 615 000 francos; lo que la convertía presumiblemente en la más cara del mundo hasta entonces. Se expuso casi durante un siglo en el Museo del Louvre, habitualmente en una sala principal, rodeada de otras obras maestras. El Régimen de Vichy accediese a entregar la Inmaculada de Murillo a Franco dentro de un intercambio de obras de arte en 1941, junto con la Dama de Elche y varias piezas del Tesoro de Guarrazar. El cuadro de Murillo ingresó en el Prado, mientras que las restantes piezas pasaron al Museo Arqueológico Nacional (la Dama, como depósito del Prado en 1971).

3 1 respuesta
B

"Escuela sevillana de pintura. La mas importante de España"

Menuda decepción, esperaba un enlace para inscribirme a la escuela de pintura más importante de España, situada en Sevilla...

1
jokers_laugh

Currando un sabado a la noche, lo tuyo si que es dedicación

Carcinoma

Velázquez estaba como 100 o 150 años adelantado a su tiempo. Fue, como Cervantes, un artista capaz de ver mucho más allá de lo que sus contemporáneos eran capaces.

Ambos cambiaron tanto la pintura como la literatura para siempre, y sin embargo en el resto del mundo son mucho más famosos Shakespeare o Van Gogh. Ay, España…

1 1 respuesta
The_elovator

#13 No sabemos vendernos y por si fuera poco nos tiramos piedras

1
punishermlp

que chulos los franceses no? no solo no piden person sino que deberiamos darles las gracias por quitarnoslas y exponerlas al resto del mundo como obras suyas, que grandes joder.

1
vaai

#10 gracias por no contestarme xdd

Masada

#8 Si vas por Sevilla no dejes de ir a la casa museo del pintor Amalio, en el barrio de Santa Cruz. Pocos locales lo conocen.

Y como muestra de la pintura del hilo, la visita obligada es el hospital de Los Venerables junto con el museo de Bellas Artes.

2
Masada

Sobre Murillo y las volteretas de sus cuadros, hay un buen documental que hila la historia con la exposición (excelente) que se hizo hace unos años.

Murillo, el último viaje

2

Usuarios habituales