Historias de tus familiares en la Guerra Civil Española | Pasa y cuenta

asherat

El hermano de mi abuela materna estaba haciendo la mili de la época cuando estalló la guerra y lo movilizó el gobierno republicano. Terminó muriendo en la batalla de Peñarroya.

A mi abuela y a sus otras dos hermanas que vivían en un pueblo de Huelva, las raparon, les dieron aceite de ricino (se usaba como laxante) y las pasearon por todo el pueblo para humillarlas. Todo fué porque (a parte de lo del hermano) a su padrastro lo acusaron de ser uno de los que "hablaban de política" cuando iba al bar del pueblo, se salvó del paseo a base de sobornos y de conocidos.

En la provincia de Huelva apenas hubo guerra, sólo represión. Hubo más de 6000 fusilamientos

1
Lizardus

#89
Lo que no me ha contado es qué ocurrió con el bocazas, para más inri, lo dijo no para delatarlo sino casi como el que te hace un favor cuando se te pasa el número en la charcutería.

El abuelo de mi amigo estuvo literalmente una semana sin cagar duro del shock.

1 respuesta
30crysis

Uno de mis abuelos siempre se quita unos cuantos años, porque cuando era un enano le mandaron a casa de un familiar a un mandado y justo a mitad de camino tuvo que volverse porque se le había olvidado algo. Cuando se dio la vuelta cayó una bomba franquista en la casa a la que se dirigía que fulminó esa casa, las de alrededor y a toda la familia y si no llega a olvidarse ese algo hubiera muerto, dice que ese día volvió a nacer y no cuando lo parió su madre XD

2
stukz

En mi familia los temas de la guerra siempre fueron tabú. Recuerdo a mi abuela ponerse a llorar cuando alguien le pedía que contara algo de la guerra. Decía que "las cosas que entonces se hicieron sólo las sabe dios" o también que "esas cosas feas no se cuentan". Por lo tanto, las historias de mi familia siempre fueron de oídas y sin demasiados detalles. Las pocas que guardo en mi memoria son las siguientes:

  • Mis abuelos, de origen gallego pero criados en un pueblo de Zamora, nunca se metieron en política. De hecho, mi abuela creo que nunca llegó a votar en unas elecciones, ni antes de la guerra ni después de la transición (vivió hasta 1997 con 93 años). El miedo, supongo. El caso, mi abuelo arrastraba una profunda enemistad (ni idea del porqué) con el hijo de la que por entonces llamaban "la telefonista". Pues bien, en esto que empieza la guerra y al mes o dos meses entran los nacionales al pueblo para llevarse a un puñado de chavales al frente. En el pueblo nadie esperaba represión, "rojos" siempre hubo pocos y los cuatro que había cogieron sus cosas y se largaron durante los primeros días de la guerra, así que la cosa estaba bastante tranquila. Mis abuelos tampoco tenían miedo, además el hermano de mi abuelo era un falangista convencido que se había ido a luchar a la guerra del lado de los nacionales, así que por qué razón iban a tener miedo.

Total, un día mis abuelos salieron a la calle para ir a casa del practicante cuando a mitad de camino escuchan decir a alguien en alto "ahí va el rojo". Mi abuelo se da la vuelta y ve a dos nacionales y al hijo de la telefonista. Al parecer el hijo de la telefonista había ido a donde los nacionales y les había comido la oreja diciéndoles que mi abuelo era rojo. Uno de los nacionales lo coge del brazo y se lo intenta llevar, pero en esto que el otro nacional le para al compañero y le dice "a este me lo sueltas que es un cercano". Mi abuelo se gira y al momento reconoce la cara del nacional. Tócate los huevos, su amigo de infancia, "el de Otero" que siempre decía mi abuelo, un tipo de un pueblo cerca del de mis abuelos y que hoy en día ya es sólo un secarral. Vamos, que mi abuelo se salva por la mínima.

A mi abuelo lo sueltan ese mismo día y lo dejan en paz durante el resto de la guerra, pero 3 meses se pasó encerrado en casa del miedo que tenía a salir a la calle. Mi abuela a veces se reía recordando lo pálido que mi abuelo se quedó del susto, lo único que a mi abuela no le importaba contar de la guerra.

  • A mi abuelo paterno, gallego de Lugo, una vez le escuché decir que en la aldea los nacionales se llevaron a 3 chavales y los colgaron de un pequeño puente de piedra que hay en un pequeño camino que va a terminar en un lavadero. La razón, no lo sé. No sé si por política o rencillas personales, a saber. El caso es que los colgaron y les cortaron los genitales para dejarlos morir desangrados. Nadie se acercó a recoger los cuerpos por miedo, así que allí quedaron pudriéndose un tiempo. Ahora al puente le llaman el puente "dos novos" (de los chavales).

  • El hermano de mi abuelo materno, al que casi fusilan por culpa del hijo de la telefonista, era un falangista convencido. Tan falangista era que cogió el petate y se presentó voluntario para irse a la guerra. Desde ese mismo día, mi familia ya no supo más de él. Alguna vez nos llegó información de que había muerto en el frente, en Andalucía, pero a saber. Nunca supimos si fue enterrado y en caso de haber sido enterrado, a saber dónde. Lo único que conservamos de él es una carta y una foto. En la carta escribe que se va a la guerra y que si lo matan, que lo que tiene iba para mi abuelo (su único hermano). Y la foto es una foto de él en el que aparece junto a otros 2 soldados (uno muy bajo y el otro bastante alto) vestidos de uniforme y con una especie de capa para la lluvia. La foto se la hicieron delante de una fuente de lo que parece un pueblo.

  • Teníamos un vecino en el pueblo de mi padre que luchó con los republicanos durante la guerra. Este vecino se comió la guerra de principio a fin, a saber en cuantos frentes llegó a luchar. Al final acabó huyendo a Francia a través de los Pirineos. Allí estuvo hasta que Alemania comienza la invasión de Francia. Total, que se apunta para irse con los franceses y acaba luchando en un pueblo random de la Francia profunda dentro de una pequeña unidad del ejército francés. Siempre contaba que los franceses se metían en los armarios de las casas de lo acojonados que estaban cuando caía la artillería, que eran críos y que no estaban acostumbrados. En esto que acaba la guerra, los franceses pierden y a nuestro vecino lo capturan los alemanes. Al parecer nuestro vecino se había hecho algo conocido en su unidad por ser un buen tirador. Esta información llegó a los alemanes, así que lo sueltan a cambio de luchar con ellos. Dice que vale y lo destinan a la costa, a Bayona, al sur de Francia.

Al menos un poco de suerte, porque se pasa la guerra tocándose los huevos haciendo guardia en un bunker compartiendo litera con otros 7 alemanes. Bueno, pues total, que el día D y movilizan su unidad mandándolos a Normandía. Aquí como que vais a flipar, pero nada, tampoco debió de ver demasiada acción porque lo mandaron a un pueblo en medio de la nada y ni 4 tiros les dio tiempo a pegar cuando los americanos los cogieron por banda.

Los americanos lo retienen, pasa el tiempo y le ofrecen dos opciones: mandarlo a EEUU o meterlo a luchar con ellos. Dice que ni uno ni el otro, que se vuelve a España. No sé cómo lo hace, pero lo sueltan y se vuelve a Galicia sin que nadie le diga nada. Se hace ganadero y se pasa el resto de su vida sin salir del terruño. Una historia que telita, a veces pensábamos en que no sería mala idea escribir un libro o hacerle una biopic que se dice ahora, pero el tiempo pasó y nunca llegamos a hacer nada. Eso sí, el tipo quedó medio tonto de aquella experiencia. Tenía días en los que te podía contar todo sobre la guerra y otros días en los que no se levantaba de la cama y su mujer nos decía mientras se apuntaba con el dedo en la cabeza "la guerra, la guerra"

  • También teníamos otro vecino que luchó con los nacionales. En sus últimos años de vida era tan pobre, que mi tía solía ofrecerle comer en su casa por pena. Tengo un recuerdo muy vago de él, sólo sé que se llamaba Siro y que siempre llevaba su medalla que había ganado en la guerra dentro del bolsillo de su chaqueta. Mi tía decía que esa medalla la había ganado por tonto, porque alguien le dijo que subiera a poner una bandera en una colina y que mi vecino "era el único tonto que les hizo caso y por eso se la dieron."

Siento la chapa, pero nunca había contado esto a nadie, no son cosas que se suelan contar tan fácilmente. Manda huevos que lo haga en un foro random.

15
STILES
#92Lizardus:

lo dijo no para delatarlo sino casi como el que te hace un favor cuando se te pasa el número en la charcutería.

sigue vivo? porque debe tener apuntes para respirar el subnormal, eso si, el que luego levanta la mano....pufff piel de gallina se me pone tío

jotaesp92

Mi abuelo por parte de madre combatió en el bando nacional. Aquí tengo historias para dar y vender... La más curiosa, cuando fueron a su aldea en el Lugo profundo, se lo llevaron a él y al vecino, al frente.

Mi abuela ni corta ni perezosa, sacó su mayor posesión, un reloj bastante caro que tenían de una herencia y les dijo a los nacionales que si dejaban a su marido estar lejos del frente, el reloj era suyo.

Así fue, tanto mi abuelo como el vecino fueron destinados a "telecomunicaciones" y se pasaron toda la guerra lejos del frente, trasteando y ayudando con las radios y demás.

Sabiendo esta y otras muchas historias más, entendí porque mi abuelo era un defensor a ultranza del regímen... Le tocó vivir la guerra de diferente forma, y todo lo que le trajo fue bueno.

Como curiosidad, mi otro abuelo, por parte de padre, combatió en el bando republicano. Supongo será algo común en muchísimas familias españolas, una parte de mi familia combatiendo en un bando y la otra parte en el otro.

1
STILES

Para darle otro toque al post si me lo permitís os la recomiendo, porque hay mucha gente que no la ha visto, sobre todo los más jóvenes
Comedia desternillante sí, pero con mucho trasfondo y miga
https://www.filmaffinity.com/es/film630958.html

RosaNegra

Mi bisabuelo por parte de madre era de izquierdas. Era un hombre que labraba el campo con su cuadrilla en un pueblo. Tenía mucho trabajo por lo que amasó un buen dinero y vivía bien.
A pesar de ello, era una persona que ayudaba a todo el mundo. Si le hacía falta algo a alguien el estaba ahí y, si tenia que prestar o dar dinero, lo hacía. Para él ayudar era más importante que ignorar los problemas de la gente.

Con el tiempo se hizo una casa maja y fue de las primeras del pueblo en tener suelo.
Una de las particularidades es que solía colgar en el altillo de la casa las chistorras, chorizos y demás para que se curasen. Y, claro, despertó en la envidia de una persona. Pero no cualquier persona no, porque como he dicho mi bisabuelo era muy caritativo. Despertó la envidia de su propia hermana.

Sí, la hermana de mi bisabuelo lo delató. Dijo que era de izquierdas por lo que acabó siendo fusilado y, mi bisabuela fue a la cárcel. Mi abuela y sus hermanos tuvieron que irse a vivir con mi tatarabuela viendo cómo su familia se desmoronaba.

Y diréis: “bueno y todo esto, ¿por qué?” Pues porque la hermana de mi bisabuelo le delató a cambio de que cambiasen la titularidad de la casa a su nombre. Sí, mató a su hermano por una casa y se llevó una familia entera por delante.

Obviamente cabe decir que se convirtió en una de las personas más odiadas del pueblo. Pero esa parte ya no me la sé ni sé cómo acabó.

6 2 respuestas
palickpre

#98 Ojala que colgada de los pezones en la plaza del pueblo

Que rabia leer algunas historias macho, y aun hay gente que banaliza sobre esto

1
Lizardus

#98

Esta historia se coge de la mano de la de mi bisabuelo. Prácticamente idéntica. Una persona que se mató a trabajar y que a base de esfuerzo fue comprando algún terreno con el que pudo dar trabajo a muchas personas. Mi abuela me contaba que cuando alguien forastero aparecía por el pueblo siempre le decían que fuese a casa del tío Gervasio ya que siempre había trabajo y un techo.

Comapartía sus bienes sin reparo, daba de comer a quien lo necesitaba y pagaba las romerías del pueblo, sobre todo una que a día de hoy se sigue realizando : dar la " caridad " que consiste en que alguien del pueblo organiza una romería y al terminar reparte kilos y kilos de unas roscas de pan muy típicas para todo aquel que pase por allí . No era rojo , de hecho pasaba de todas las movidas de política, pero su forma de ser despertaba muchas envidias en el típico pueblo del interior de cuenca.

Cuando estalló la guerra aparecieron por allí los nacionales y requisaron el ganado, la alacena , las cosechas, todo . A mi abuela y a los hermanos (eran niños) los repartieron entre distintas familias, unos trabajando como mulas y mi abuela como sirvienta de un mando de la guardia civil y su familia al que dejaron en el pueblo como potestado.

A mi abuelo por lo visto lo llevaron a una prisión de Soria por rojo y lo sometieron a un montón de perrerias , como picar hielo en un rio congelado y meterse después en el agua congelada. Cuando terminó la guerra lo soltaron y lo devolvieron a casa, totalmente ido , me cuenta mi abuela que estaba catatónico. Paso 3 o 4 años postrado en una cama con la mirada perdida hasta que murió.

Sorprendentemente se les permitió volver a la casa , pero todos los terrenos los municipalizaron. A mi abuela por cierto una vecina ( prima segunda para más Inri ) le querían rapar la cabeza y pasarla por el pueblo en marcha de humillación , de hecho una turba apareció por la casa para hacerlo. Salió el guardia civil de la familia a la que estuvo sirviendo y los encañonó diciéndoles que si le tocaban un pelo los que iban a terminar fusilados eran ellos.

2 1 respuesta
30crysis

#93 Bueno, como he contado la parte "graciosa" os voy a contar la historia de mi otro abuelo.

Resulta que era de una familia muy pobre de un pueblo del norte perdido en el monte, vivían del pastoreo en sus tierras de forma muy humilde. El régimen ya había ganado pero todavía quedaban milicias de republicanos desperdigados que plantaban cara al bando nacional (bien por convicción o bien porque sabían que si intentaban volver les fusilarían).

El caso es que algunas personas de esas milicias, aprovechando que era una casa perdida en mitad del monte se pasaban por allí a que les dieran de comer y otras cosas para apoyar a la república. Obviamente cuando aparece un señor con escopeta y te pide pan o unas botas pues se lo das aunque tu te quedes sin nada. Mi abuelo contaba que algunos eran educados y civilizados (uno dice que le enseñó a leer sus primeras palabras y siempre iba con un libro) y otros eran gente con mentalidad de seguir en la guerra (cada cual interprete lo que quiera pero es un caso de piensa mal y acertarás). Pues bien, en esta tesitura de verse obligados a dar lo poco que tenían a señores que se pasaban armados a su casa, uno del pueblo que le tenía echado el ojo a las tierras de la familia de mi abuelo se chivó a la comisaría del pueblo diciendo que estaban ayudando a los maquis de la zona.

Como es lógico, mi abuelo que era el varón mayor de todos sus hermanos y su padre fueron enviados a la cárcel por traición, estuvieron unos 2 años. Mi abuelo al ser un menor de edad lo tuvieron de criado (le hacían lavar las ollas, hacer pequeños recados, ayudar en cocinas, etc) creo que se apiadaron de él un poco y se dieron cuenta que una familia de pastores y agricultores analfabetos no podían ser los jefes de logística de los rojos.

Cuando salió de la cárcel volvió al pueblo a despedirse de su familia, cogió el autobus que le llevaba al sitio más alejado de allí y empezó una vida nueva desde cero (irónicamente de criado para una familia rica con lo que había aprendido en la cárcel). Con los años se supo la familia que había señalado a la de mi abuelo y en el pueblo se les hizo un poco el vacío a pesar de que mi abuelo no volvió allí hasta que se jubiló.

Para rizar el rizo, algunos de los maquis que se pasaban a "pedir" ayuda con los años enaltecieron la ayuda que "desinteresadamente" la familia de mi abuelo les habían dado.

1 1 respuesta
quetzalcube

Qué historias tan conmovedoras. Espero que nos sirva para ver la desgracia y el campo de mal y de mentira que es una guerra, especialmente si es una civil entre hermanos.

Cualquier guerra lleva suele llevar aparejado el saqueo de la zona por parte del ejército. Ha sido muy bonito leer #100 y #101 , en un lado hay el robo de los nacionales, en otro hay robo de los maquis. En el fondo, en los dos casos se ve lo mismo: las rapiñas que suelen llevar aparejadas las maniobras militares. No es un "mal" ni del maqui ni del nacional, que son unos pobres diablos, es un mal de la guerra. En ambas historias, los lugareños fueron "afortunados": tanto los maquis como los nacionales no hicieron otras barbaridas "comunes" en la guerra, como que ya que tengo el arma y me llevo lo que quiero, de paso me dejas a tu mujer y a tu hija un rato, como otros nos han contado, y a tu hijo hazle el petate que se viene con nosotros a pegar tiros. El desfalco, el robo y arramblar con todo lo que tenga algo de valor es lo mínimo que se cotiza en estas situaciones. Y si empiezan a "repartir justicia" por rojo o facha, como tantas historias que hemos leído hasta ahora, échate a temblar.

2 meses después
PPerico

Mi abuelo tenia 16 años cuando estalló la guerra. Tenia carnet de la FNTT y en su pueblo, un pueblo ardiente de la extremadura profunda de secano, triunfó el alzamiento. Lo buscaban para asesinarlo y de amanecida marchó junto con 2 compañeros algo mayores y atravesaron las sierras de las estribaciones del monte de Toledo. En Montanchez se cruzaron con unos falangistas y se liaron a tiros, muriendo uno de sus compañeros y librandola por los pelos al descender una garganta como una lagartija entre una ensalada de tiros en mitad de la noche. Tuvo un esguince pero consiguieron llegar al frente de batalla tras andar unos 20 km no sin problemas. Desde ahí estuvo en la batalla de Medellín de contención contra los fascistas pero dice que tenian armas de año de la polka, y bastante indisciplina. Recibió metralla en un lado de la cara en un bombardeo en el castillo de Medellin y le quedó un ojo con dolor perpetuo y a la virulé. Luego ya se acabaron las bromas y lo mandaron al Asedio de Madrid, coincidio con gente de todos lados de España. Dice que jamás se le olvidará la cantidad de moros muertos y el olor a vomito y azufre y a sangre coagulada. Muchos compañeros morían de enfermedades derivadas de lo inhumano de la situacion. Lo ultimo fue la batalla del Alhambra o algo así en Teruel. Alli cruzó un río helado y sufrio la gangrena de los dedos de un pie. Lo que hizo fue dar un trago de coñac, poner el pie en un tocon de un arbol, apretar los cojones y de un buen machetazo quitarse los dedos del pie. La retirada fue terrible, sobre todo por tener que abandonar España, ya que el sabia que a pesar de ser muy joven habia estado muy implicado en el sindicalismo agrario y lo querían asesinar. Cruzo el rio Alambra con un anillo de oro que aun conservamos y que me regaló, y al que guardo un grato recuerdo y cariño. Después de eso marchó para Francia, a unas playas donde se lo comían literalmente los insectos. Fueron años duros, ya que los pasó fuera de su patria, y hubo de regresar , y aunque no fue asesinado, paso varios años en trabajos forzados (allí contrajo una neumonía que casi lo manda a la tumba). A su pueblo no volvió para vivir, ya que le iban a hacer la vida imposible por rojo. Una desgracia aquella guerra.r

2
Mariox93

En Asturias al parecer había un guerrillero bastante famoso por ahí que era familia de mi abuela, no se exactamente, pero primo o algo así. Era muy querido por toda la gente de los pueblos y tenían un grupo de guerrilleros que resistía en los montes escondidos, vivieron ahí bastante tiempo, la gente de los pueblos colaboraba con ellos dándoles información, comida, todo lo que podían. Le llamaban "el comandante Flórez", huyó varias veces a Francia y cuando la guerra ya estaba perdida se fue para no volver, acabó en Argentina.

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Manuel_Fern%C3%A1ndez_Pe%C3%B3n

Este es. No me acuerdo de historias concretas pero mi abuela contaba bastantes. Como se colaban en los pueblos para que les ayudasen, las mujeres hacían como que iban de excursión para llevarles cosas a los guerrilleros al monte etc

reci0

El hermano de mi abuelo era de la CNT en un pequeño pueblo de alicante (torremanzanas), cuando se acercaron los sublevados tuvo que refugiarse en la montaña. Mi abuelo y su madre le llevaban comida a escondidas. Estuvo así cerca de 1 año hasta que lo encontraron y fue fusilado "se intento escapar". Por cierto, ya habia terminado la guerra.

1
Sh1n0d4

Mi abuela falleció en Noviembre del año pasado y os recuerdo alguna anecdota de la Guerra Civil que ella me contó:

MI abuela y sus padres (mis bisabuelos eran catalanes de Barcelona de toda la vida). Mi abuelo también, pero no conozco sus historias de la guerra civil por desgracia. Cuando mi abuela era pequeña ...

  1. Ellos vivían cerca de Navas de Tolosa (para que el conozca Barcelona, sabrá donde es). En aquella época ... se habían hecho los tuneles pero el metro aún no pasaba por ahí, por lo que sirvió para refugio antiaereo y para guardar material de guerra. Entonces, cada vez que sonaban las sirenes alertando de bombardeo, ellos bajavan corriendo hasta el refugio antiaero. Ahí se pasaban horas ahí dentro con todo el mundo, amigos, vecinos, etc ... hasta que volvían a salir cuando ya había parado el bombardeo. Las estancias eran largas y repartían comida ... escaseaba la comida y daban trocitos de chocolate a mi abuela, que era pequeña mientras que mis bisabuelos o bien no comían o solo tenían pan y que varias veces llegaron a comer pan con aceite usado de maquinaria.

  1. Mis bisabuelos eran muy devotos y tenían muy buena relación con un cura y una monja. En uno de los avisos de sirena para un bombardeo inmimente, mi abuela, que siempre estaba lista para bajar corriendo al refugio con su muñeco inseparabale ... mi visabuelo dijo: Quietos! Nadie va a bajar al refugio! Estos malditos &%$&%/ no van a conseguir asustarnos! No tenemos miedo! Y si si ... decidieron quedarse en el piso y no pasó nada esa vez ... pero en las otras si que volvieron a bajar el refugio. Fue un momento duro y de impotencia ...

  2. A la llegada del eje nacional mis bisabuelos cogieron a mi abuela con la intención de emigrar al sur de Francia. En el camino, se encontró con varios militares del bando republicano que querían separar a mi abuela de sus padres y mi visabuela que era un retaco y con problemas de vista (luego acabo ciega la pobre), le hechó ovarios para defender a su hija delante de los militares republicanos y consiguió su proposito, que no se separaran de ella. Al final pudieron llegar a Francia juntos.

  3. Llegaron a Argeles Sur Mer y ahí tuvieron la gran suerte de que un convento de monjas los recogieron y les ofrecieron un techo, comida y los enseres básicos. Ahí se quedaron unos años y mi abuela llegó a ir al colegio francés. Sus compañeras le llamaban "la españolita" (no me sorprende siendo franceses/as ...). El profesorado la tenían en muy buen estima y les ayudaron mucho a ella y mis bisabuelos. De hecho, llegado un punto ... mi abuela sabía más francés que catalán. Tras el paso de los años y viendo la invasión de Alemania a Francia, decidieron volver a Barcelona en la post-guerra en la misma zona donde vivían.

Extra: Mi abuela se casó con mi abuelo, que trabajó como grafista, de unas ciertas máquinas (ahora no recuerdo bien el nombre), pero luego ésas máquinas dejaron de usarse y se quedó sin trabajó. Mi abuelo estuvo muy preocupado y mi bisabuela (que ya se quedó ciega para entonces) le dijo: Ves que es esto? (enseñándole las manos) a mi abuelo. Esto son mis manos, con las que puedo trabajar lavando cualquier cosa aún siendo ciega. No nos vamos a quedar sin comida ni nada. Si hay que trabajar, se trabaja como se pueda!

Con éstas historías de mi familia y como la de muchos otros ... pienso que no somos ni la mitad de fuertes/resistentes como ellos ... tener esa capaciad de salir adelante ante las adversidades ... es simplemente brutal. Ya no queda ninguno de ellos ... Os hecho de menos a todos, DEP familia :(

3 1 respuesta
Ferdimambo

Gracias a todos por vuestros comentarios. Este hilo es oro puro. Perfecto para leer tranquilamente con un buen café.

1
10 días después
Lone

#106

#106Sh1n0d4:

Con éstas historías de mi familia y como la de muchos otros ... pienso que no somos ni la mitad de fuertes/resistentes como ellos ... tener esa capaciad de salir adelante ante las adversidades ... es simplemente brutal. Ya no queda ninguno de ellos ... Os hecho de menos a todos, DEP familia

Esta claro que no lo somos, mira como hemos reaccionado a un confinamiento...

A lo mejor si tuviesemos que pasar por lo que ellos nos sorprenderíamos.... pero también te digo que prefiero seguir pensando que no soy tan fuerte como ellos que comprobarlo.

1

Usuarios habituales